Domótica wifi

La domótica

Hablar sobre domótica evoca instintivamente al diseño y la construcción de las populares casas inteligentes.  Es que el término no es más que la automatización de una vivienda, utilizando modelos tecnológicos avanzados que pueden implementarse en una estructura habitable existente o desde su construcción. Es la manera de conectarse tecnológicamente con el hogar para mejorar su rendimiento.

Cómo funciona

La domótica puede regar las plantas, prevenir incendios o en caso de ocurrir, evitar su propagación, alimentar los animales y ahorrar energía sin requerir de nuestra presencia en el hogar. Obviamente no ocurre por sí solo, todo sistema requiere de instrucciones para ejecutarse y la domótica no escapa de ello. Para poner a funcionar una casa inteligente se requiere de la utilización de tecnología automatizada que puede controlarse a través de dispositivos móviles o controles. Esta tecnología se instala en el hogar utilizando principalmente, un panel de acceso central que coordinará todos los comandos a ejecutar. Todas las actividades automatizadas se programan previamente o pueden ordenarse al instante por controles remotos. Significa, que podemos programar el apagado o encendido de luces, el tiempo de riego de las plantas, etc. pero igualmente adelantarlo si es necesario con la utilización de un dispositivo. Las órdenes siempre serán ejecutadas por lo que no importa si estamos dentro o fuera de casa, todo allí se mantendrá como ordenamos.

Para qué sirve la domótica

Los diferentes tipos de energía y recursos presentes en el hogar se expresan cada mes en cifras que nos vemos obligados a cancelar. Esas cuentas pudieran reducirse si utilizáramos los recursos de una manera más consiente. Pero con una vida ajetreada puede no ser tan fácil controlar todo lo que ocurre dentro del hogar. Es allí donde cobra fuerza la domótica haciendo de nuestra casa un lugar que administre los recursos eficientemente. Una casa domótica es sinónimo de rendimiento y ahorro. Lejos de ser un gasto o un lujo, porque los precios de instalación son bastante altos, esta tecnología se convierte en una inversión que aporta grandes beneficios:
  • Permite ahorrar eficientemente la energía eléctrica gracias a los sensores de detección que identifican la presencia de personas dentro de una estancia. Las lucen se encienden o se apaguen de forma automática.
  • Controla la temperatura del interior con referencia al ambiente externo. Si es invierno la temperatura estará más cálida y en verano puede ser lo opuesto. Utiliza los niveles necesarios de calefacción y ventilación, ahorrando en gastos de dichos sistemas.
  • El agua es otro de los recursos que pueden ahorrarse a través de la domótica. Se aplica en el cierre automático de grifos, rociadores de exteriores etc.
  • La seguridad es otra cualidad que se implementa al hogar con el uso de la domótica. El cierre de puertas, la utilización de cámaras y otros elementos permiten aumentar la seguridad externa e interna.

Ventajas de la domótica

La automatización del hogar trae consigo la comodidad que es parte de los que todos queremos para nuestra casa. Si le sumamos la realización de tareas independientes y el ahorro de dinero, podemos darnos por ganadores. Sin contar que la domótica facilita el control del hogar desde cualquier lugar del mundo, cuenta con simuladores de presencia para que nadie note que no estamos y así mantener la casa resguardada.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito